El Ayuno

Consiste en abstenerse voluntariamente de tomar alimentos. Es uno de los más valiosos métodos de curación otorgados por la naturaleza para restaurar la salud; pues durante ese período, descansan el aparato digestivo y las doshas desequilibradas, se enciende el fuego digestivo y como no hay alimento que digerir, jataragni quema lentamente todas las toxinas que se encuentren en los intestinos, permitiendo que el organismo se equilibre y se purifique a sí mismo. Normalmente, gran parte de nuestra energía se dedica al proceso de la digestión, el ayuno libera esa energía dirigiéndola hacia la autocuración y el crecimiento espiritual.   
Mientras se les proporciona a las doshas los sabores adecuados en una dieta balanceada, ellas permanecen en sus respectivos centros activando todas las funciones corporales. Cuando hay una ingesta excesiva o inadecuada de alimentos, las doshas se agitan, crecen, afectan el proceso de digestión, forman el am, abandonan sus centros, y originan el desequilibrio. Si en ese momento se ingiere más alimento, se creará más am, la dosha disturbada se hará más fuerte, y se incrementará el desequilibrio. El ayuno regula el metabolismo y ayuda a centrar la dosha dañada. 

a) Beneficios

-
Incluso un solo día de ayuno proporciona descanso a los intestinos. El cuerpo se siente más liviano. Todo el sistema se purifica y rejuvenece.

- El ayuno es austeridad. Fortalece la mente y la voluntad, pues contribuye a controlar la mente y los sentidos, y a desarrollar gran poder de concentración.

- Cuando el cuerpo y la mente no se encuentran ocupados con las vibraciones de la comida, quedan libres de las toxinas que perturban las funciones nerviosas y cerebrales, y pueden concentrarse en temas espirituales. Todas las religiones del mundo recomiendan el ayuno, a menudo con vigilia, para fortalecer la oración.

b) Contraindicaciones

-
Su finalidad es purificar el cuerpo y la mente, no perder peso.

- No se debe ayunar si hay algún desorden alimenticio, o anemia. Tampoco deben ayunar las mujeres embarazadas. En caso de duda consulte a su médico.

- El ayuno está contraindicado cuando se tiene fiebre debido a heridas, quemaduras, envenenamiento por drogas (incluyendo cocaína y heroína), tuberculosis, y cuando se está perturbado por fantasmas.

c) Recomendaciones y precauciones

-
Se recomienda ayunar cuando hay fiebre, resfriados, estreñimiento, dolor artrítico y toxinas en el intestino grueso; teniendo en cuenta la constitución individual, y el estado físico y mental de la persona. Una persona de constitución vata no debe ayunar más de tres días, porque el aire vital se incrementa y disturba. La falta de alimentos aumenta la ligereza del cuerpo y vata ya es ligero. Una persona de constitución pitta no debe ayunar más de cinco días, pues aumentará pitta en su organismo. Una persona de constitución kapha sí puede hacer ayunos prolongados, resultándoles muy beneficiosos.

- Si durante el ayuno, siente dolor de cabeza o náuseas, puede beber un poco de aromática de menta, pero nunca té ni café.

- Rompa el ayuno en caso de debilidad y/o hambre excesiva.

- No se recomiendan enemas ni supositorios durante el ayuno, excepto si el paciente tiene fiebre sólo a causa de estreñimiento.

- Uno no debe bañarse durante los ayunos, pues el baño debilita y agrava vata dosha que ya se encuentra incrementado debido a la falta de alimentos. Por la tarde uno debe colocarse dos o tres gotas de aceite de sésamo tibio en los oídos, para controlar prana vayu, los dolores de cabeza y mareos que pueden presentarse durante el ayuno.

- Antes de bañarse, después del ayuno, debe masajearse el cuerpo con aceite de sésamo, sin aplicarse aceite sobre el ombligo ni el corazón. El masaje protege vata dosha.

- Durante un ayuno prolongado el paciente debe ser controlado por un médico.

d) Tipos de ayuno

-
Ayuno completo: Sin ingestión de ningún tipo de alimento, ni agua.

- Ayuno de agua: El agua no estimula el apetito ni necesita ser digerida. Debe ingerírsela con moderación, uno o medio litro de agua tibia en el día, para no disminuir el fuego digestivo ni interrumpir el proceso de eliminación de toxinas. También puede tomarse ciertas hierbas en infusión, como el jengibre, pimienta de cayena y curry, los cuales, debido a su valor medicinal, y propiedades calientes y picantes incrementan el agni que quemará y neutralizará las toxinas del sistema.

- Semi ayuno o ayuno de frutas o jugos de frutas: El tipo de jugo debe seleccionarse de acuerdo a la constitución individual y a la afección a tratar. El jugo de uvas es bueno para los de constitución vata, el de granada roja para los pitta y el de manzana para los kapha. Se debe tomar litro y medio de jugo diluido con agua, por cada día de ayuno. Se recomienda tomar con moderación las frutas de la estación.

- Ekadasis: Este ayuno se practica durante dos días específicos al mes, once días después de la luna llena y once días después de luna nueva, con el fin de incrementar el amor y devoción por Dios. Si en estos días de ekadasi uno no puede hacer un ayuno completo, se le recomienda abstenerse de todo tipo de granos, y tomar solamente frutas, verduras y productos lácteos. Los ekadasis otorgan muchos beneficios espirituales.

e) Planifique su Ayuno

-
Una persona normal y sana debería hacer un ayuno completo por lo menos dos veces al mes (los ekadasis), o ayunar con agua tibia por lo menos un día a la semana, para que su sistema digestivo descanse.

- Puede ayunar de 1 a 3 días, sin la dirección de un experto. Tal vez durante un fin de semana (elija un momento en que no esté muy ocupado ni tomando ningún tipo de medicamentos).

- Quizá prefiera estar solo, o en compañía de otras personas que también ayunen.

- Se recomienda practicar los ayunos de fin de semana varias veces al año, sobre todo en el cambio de estación.

- Los ayunos prolongados de una semana o más aportan gran fuerza espiritual. Al tercer día, la sensación de hambre desaparece. Se puede ayunar hasta volver a sentir hambre.

f) Cómo ayunar

-
No piense en comida mientras ayuna, use ese tiempo para practicar alguna actividad tranquila, mejor si es espiritual, como la oración y el canto de mantras; o practique asanas y pranayamas que le ayudarán a eliminar las toxinas.

- Durante el día evite en lo posible actividades que disturban vata dosha (viajar en vehículo, correr, ejercicios fuertes, y situaciones de tensión y ansiedad).

- Para el ayuno con agua, debe ingerirse temprano por la mañana un poco de agua caliente hervida, con miel y limón.   

- Debe beberse siempre agua hervida con un poco de polvo de jengibre, porque el agua cruda afecta las doshas, especialmente a vata dosha, sobre todo el agua de pozo.

- No debe resecarse la lengua por la sed. Puede mantener la lengua hidratada bebiendo agua moderadamente.

- No intente calmar el hambre bebiendo agua. Si en lugar de agua toma jugo, debe tomarlo con discreción. Por ejemplo tomar jugo de zanahoria mientras se ayuna por un problema de la vesícula biliar crea una situación desastrosa porque la vesícula biliar es un órgano pitta, y el jugo de la zanahoria contiene pitta en gran concentración.

- En la mayoría de los casos es más seguro el ayuno con agua. El ayuno con jugos se ha popularizado porque los métodos occidentales recomiendan ayunos prolongados. En el tratamiento ayurvédico sin embargo, la mayoría de los ayunos son de corta duración, de 1 a 3 días.

g) Cómo romper el ayuno

-
Es muy importante romper el ayuno correctamente, ya que la mente puede sentir una ansia anormal por la comida. Procure resistir esos impulsos; lo mejor es empezar a comer lentamente.

- Después del ayuno, no recargue el sistema digestivo con demasiada comida, pues ahora se encuentra purificado. Consuma porciones pequeñas y notará que eso es suficiente.

- Hartarse de comida luego de un ayuno o intentar recuperar las comidas perdidas es muy dañino, puede traer consecuencias muy lamentables. Después de un ayuno, empiece a tomar gradualmente sus alimentos durante tantos días como duró su ayuno hasta recuperar su ritmo acostumbrado.  Por ejemplo, si ayunó 2 días, necesitará 2 días para retomar su alimentación natural.

Para romper el ayuno se recomienda tomar un caldo de frijolitos chinos sin germinar (mung dhal), o de arvejas; y más tarde comer algo liviano (tan solo la mitad de alimentos ingeridos usualmente). En la siguiente comida podrá comer normalmente. Durante tantos días como haya durado el ayuno, su alimento deberá consistir en una dieta ligera.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta

¿Qué te hizo interesarte por el yoga?
 
Tenemos 135 invitados y 1 miembro conectado(s)
  • uberduxulys