La toxicidad de la ira
Produce niveles elevados de testosterona en los hombres, adrenalina, noradrenalina y cortisol. Los niveles altos y crónicos de testosterona y cortisol favorecen la arteriosclerosis, que es la causa más común de enfermedad arterial coronaria. El cortisol debilita el sistema inmunitario y reduce la capacidad de combatir las infecciones.

Se eleva la presión sanguínea, lo cual obliga al corazón a trabajar con mayor intensidad, lo que aumenta su tamaño y disminuye su eficiencia. La ira crónica contribuye al desarrollo de enfermedades tales como trastornos digestivos, ulcera, hipertensión, enfermedad coronaria, susceptibilidad a las infecciones, erupciones, dolores de cabeza, y otros más.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta

¿Qué te hizo interesarte por el yoga?
 
Tenemos 77 invitados y 2 miembros conectado(s)
  • oojose
  • rcherdave